LYX · Centro de Urología Médico Quirúrgico (+34) 91 513 49 50 · 91 170 46 36

Medicina Sexual y Salud del Varón

  • Disfunción Eréctil
  • Trastornos de la eyaculación
  • Incurvación de Pene
  • Síndrome de Déficit de Testosterona
  • Infertilidad Masculina

Disfunción Eréctil


Se calcula que afecta a una población de entre 15 y 30 millones en Estados Unidos. Las causas son múltiples entre ellas enfermedades sistémicas que afectan a la erección (hipertensión arterial, diabetes mellitus, hipercolesterolemia, etc), tabaquismo, cirugía pélvica previa, medicación concomitante, etc. Existen también pacientes con causas psicológicas que necesitan un abordaje multidisciplinar (médico y psicológico). Ofrecemos las siguientes alternativas diagnósticas y terapéuticas:

  • Diagnóstico integral, mediante entrevista clínica y sexual. Posibilidad de realización de las siguientes pruebas diagnósticas:
    • Ecografía Doppler peneana.
    • Registro erecciones nocturnas-RigiScan.
    • Cavernosometría y Cavernosografía.
    • Test de Inyección Intracavernosa (IIC).
    • Valoración Interespecialistas para evaluar y tratar posibles causas subyacentes (Cardiología, Neurología, Endocrinología, etc).
  • Tratamiento etiológico y sintomático:
  • Existe una variedad de diversos tratamientos alternativos, que comprenden desde medicamentos hasta cirugía. En CUMS le hablaremos acerca de las opciones que podrían ser adecuadas para usted, así como también acerca de los riesgos y los beneficios.

    • Medicamentos orales: Existen numerosos medicamentos recetados disponibles que pueden mejorar el flujo sanguíneo que circula hacia el pene. Cuando estos medicamentos se combinan con la estimulación sexual, se puede producir la erección.
    • Inyecciones: En la terapia de inyecciones, se utiliza una aguja pequeña para inyectar medicamentos directamente dentro del pene. El medicamento permite que la sangre fluya dentro del pene y se produzca una erección
    • Supositorios intrauretrales: Otra opción es un supositorio que contiene medicamento. Se inserta una pequeña pastilla (supositorio) en la uretra
    • Tratamiento de la DE con ondas de choque
    • Prótesis de Pene: Las prótesis penianas, que se han usado durante más de 30 años, pueden ofrecer una opción quirúrgica efectiva a los hombres que no estén satisfechos con los resultados que obtienen de otras opciones de tratamiento

Disfunción eréctil (DE) es un término médico que describe la incapacidad de lograr y mantener una adecuada erección del pene que permita realizar el acto sexual de manera satisfactoria. La prevalencia de la DE aumenta con la edad y esta afección es uno de los problemas sexuales más comunes entre los hombres.

Lograr una erección normal es un proceso complejo del que participan impulsos psicológicos del cerebro, niveles adecuados de la hormona sexual masculina testosterona, un sistema nervioso que funcione adecuadamente, y un tejido vascular sano en el pene.

¿Cuáles son algunas de las causas de la DE?


Hay factores de riesgo para el desarrollo de la DE. A medida que los hombres envejecen, el nivel de testosterona circulante diminuye, lo que puede interferir con la erección normal. Si bien no es común que un nivel bajo de testosterona en sí cause la DE, un nivel bajo de testosterona puede ser un factor más que contribuye con otros factores de riesgo de DE en muchos hombres.

La causa más importante para el desarrollo de DE es la presencia de enfermedades como la hipertensión arterial, la diabetes mellitus, los niveles altos de colesterol y las enfermedades cardiovasculares. Estos procesos, que actúan con el tiempo, pueden llevar a una degeneración de los vasos sanguíneos del pene, lo que ocasiona una restricción del ingreso de sangre por las arterias y también la pérdida de sangre por las venas durante la erección.

El tabaquismo, el abuso en el consumo de alcohol o de drogas, particularmente por un período prolongado, comprometerán los vasos sanguíneos del pene. La falta de ejercicios y un estilo de vida sedentario contribuirán al desarrollo de DE. La corrección de estas condiciones contribuirá a mejorar el estado general de la salud y puede en algunos individuos corregir la DE leve.

El tratamiento de muchas enfermedades médicas puede interferir con las erecciones normales. Los fármacos que se utilizan para tratar los factores de riesgo enumerados previamente también pueden conducir a la DE o empeorarla si ya existe. Los pacientes que son sometidos a cirugía o a radioterapia debido a un cáncer de próstata, de vejiga, de colon o de recto tienen un alto riesgo de desarrollar DE.

¿Cómo se diagnostica la DE?


Para la mayoría de los pacientes, el diagnóstico requerirá la confección de una simple historia clínica, el examen físico y un análisis sistemático de sangre.

La elección de las pruebas y del tratamiento dependerá de los objetivos del individuo. Si la erección se restaura con un tratamiento simple como la administración de medicamentos por vía oral y el paciente está satisfecho, no es necesario hacer un diagnóstico más detallado ni hace falta más tratamiento. Si la respuesta al tratamiento inicial es inadecuada o si el paciente no queda satisfecho, entonces se puede dar el siguiente paso. En general, a medida que se van eligiendo opciones de tratamiento más invasivo, los estudios pueden ser más complejos.

¿Cuáles son algunos de los tratamientos no quirúrgicos?


La primera línea de tratamiento para la DE no complicada es el uso de medicamentos por vía oral conocidos como inhibidores de la fosfodiesterasa-5 (PDE-5): citrato de sildenafilo, clorhidrato de vardenafilo, tadalafilo y avanafilo. Estos medicamentos son seguros y bastante eficaces, y mejoran la erección en casi un 80 por ciento de los pacientes que los usan.

Los inhibidores de la PDE-5 pueden ser utilizados sin riesgos por los pacientes con enfermedades cardíacas excepto los que están recibiendo ciertos medicamentos llamados nitratos, debido a una interacción entre estas dos clases de fármacos.

Los efectos secundarios de los inhibidores de la PDE-5 son leves y normalmente transitorios, y disminuyen en intensidad con el uso continuado. Los efectos secundarios más comunes son los dolores de cabeza, la congestión nasal y los dolores musculares.

Para los hombres que no responden a los medicamentos por vía oral hay otro fármaco, el alprostadil, que está aprobado para ser usado por hombres con DE. Este fármaco viene en dos presentaciones: inyecciones que el paciente aplica directamente en uno de los lados del pene, o como supositorio para administración transuretral. Las tasas de éxito con la autoinyección alcanzan el 85 por ciento.

La modificación del alprostadil para permitir la aplicación transuretral evita la necesidad de inyecciones, pero reduce la eficacia del agente hasta en un 40 por ciento. Los efectos adversos más comunes del uso de alprostadil son una sensación de ardor en el pene y el riesgo de corregir el problema en exceso, lo que resulta en una erección prolongada que puede durar horas y hasta requerir intervención quirúrgica para revertir la erección.

Para los hombres que no desean utilizar el tratamiento con fármacos, puede ser aceptable el uso de un aparato externo de succión – dispositivo de vacío. Este dispositivo combina un cilindro plástico o tubo que se coloca sobre el pene, sellándolo con la piel del cuerpo. En el otro extremo del cilindro hay una bomba que crea un vacío de baja presión alrededor del tejido eréctil, generando así una erección. Para mantener la erección una vez que se quita el cilindro se debe colocar un anillo de constricción alrededor de la base del pene, que mantiene la erección. Con instrucciones adecuadas, el 75 por ciento de los hombres pueden lograr una erección funcional mediante el uso del dispositivo de vacío.

Un tratamiento novedoso con resultados esperanzadores en publicaciones internacionales consiste en la aplicación de ondas de choque de baja intensidad, tratamiento mínimamente invasivo de la disfunción eréctil.

Si bien una pequeña cantidad de hombres, no responden a las terapias previas, normalmente tienen las formas más severas de DE. Los pacientes que tienen más probabilidades de caer dentro de este grupo son hombres con diabetes avanzada, hombres que sufrían de DE antes de ser sometidos a un tratamiento quirúrgico o radioterapia para el cáncer de próstata o cáncer de vejiga, y hombres con deformidades en el pene que se conocen como enfermedad de Peyronie.

Para estos pacientes, la erección puede ser restaurada con cirugía protésica reconstructiva (colocación de una prótesis peneana), las tasas de satisfacción de los pacientes rondan el 90 por ciento. La colocación quirúrgica de una prótesis normalmente puede realizarse sin necesidad de que el paciente se interne o con una internación de una noche para observación. Los posibles efectos adversos incluyen la infección de la prótesis o el fallo mecánica del dispositivo.

Todos los tratamientos mencionados, a excepción de la cirugía protésica reconstructiva, son transitorios y se usan cuando son necesarios. Los tratamientos compensan los problemas subyacentes en el pene, pero no los corrigen. Por lo tanto, es importante hacer un seguimiento con el médico e informarle acerca del éxito del tratamiento. Si no se logran sus objetivos, si la erección no es de calidad suficiente o no dura lo necesario y todavía siente angustia, debe explorar otras alternativas con su médico.

Como los medicamentos utilizados no corrigen los problemas que ocasionan la DE, la respuesta obtenida puede deteriorarse con el paso del tiempo. Si esto ocurriera, vuelva a consultar con su médico acerca de las otras opciones de tratamiento.

Trastornos de la eyaculación. Eyaculación Precoz

Existen cuatro tipos de trastorno en este campo: Eyaculación precoz, eyaculación retrógrada, eyaculación retardada y aneyaculación. Su proceso diagnóstico y terapeútica es complejo, precisando el tratamiento combinado por parte del Urólogo-Andrológo y el Psicosexólogo.

Existen nuevas terapias farmacológicas eficaces.

Incurvación de Pene. Enfermedad de Peyronie

La Unidad de Peyronie-LYX se ocupa del diagnóstico y tratamiento integral y de última generación de esta patología, individualizando la estrategia en cada caso, y disponiendo de todas las opciones médicas y quirúrgicas: Inyección de Xiaflex, Extensor peneano, cirugía de plicatura, técnica de rotación de cuerpos cavernosos, microcirugía de la placa con injerto de parche, etc. El equipo cuenta con una amplia y dilatada experiencia en el tratamiento integral de esta patología.

Se trata de una patología que afecta a la geometría del pene, produciendo una curvatura del mismo imposibilitando o dificultando la penetración durante el acto sexual. Su tratamiento una vez pasada la fase inicial es quirúrgico. Ofrecemos las siguientes posibilidades técnicas, a individualizar en cada caso.

Síndrome de Déficit de Testosterona (SDT)

Se define como incapacidad de los testículos para producir testosterona, espermatozoides o ambos. En algunos varones a medida que aumenta la edad pueden presentar síntomas compatibles con déficit androgénico, lo que se conocer como Andropausia o Síndrome de ADAM (Androgen Deficiency Aging Male). Deben ser estudiados para comprobar el posible descenso de niveles hormonales en sangre. Su diagnóstico precoz y tratamiento adecuado puede mejorar la calidad de vida de los mismos y prevenir complicaciones posteriores como osteoporosis, etc. Asimismo se deben investigar otras causas de hipogonadismo (Trastornos hipofisarios, etc) Ofrecemos las siguientes coberturas en este campo:

  • Estudios diagnósticos:
    • Cuestionarios de síntomas
    • Test Hormonales
    • Análisis de semen
    • Pruebas de imagen cerebral (RMN, TC)
    • Estudios Genéticos
    • Biopsia Testicular
  • Alternativas terapeúticas:
    • Terapia Hormonal Sustitutiva (Inyecciones, Parches, Gel transdérmico)

Un bajo nivel de deseo sexual, la falta de energía, los cambios del humor y la depresión pueden ser todos ellos síntomas de un bajo nivel de testosterona. Un simple análisis de sangre puede determinar si el nivel de testosterona está por debajo de lo normal, y es posible reemplazar la testosterona utilizando una variedad de sistemas de administración (por ejemplo, inyecciones, parches en la piel, gel).

Infertilidad Masculina


Tratamiento microquirúrgico varicocele y vaso-vasostomía.

La infertilidad afecta al 10-20% de las parejas en edad fértil. La causa suele ser en un 40% masculina, 40% femenina y un 20% ambas o desconocida. En este campo ofrecemos las siguientes coberturas:

  • Diagnóstico del varón infértil:
    • Exploración Física
    • Análisis de semen (Seminograma)
    • Perfil Hormonal
    • Análisis genéticos. Cariotipo
    • Deferentografía
    • Ecografía Transrectal de Vesículas Seminales
    • Ecografía Doppler Escrotal
  • Tratamiento quirúrgico:
    • Corrección Microquirúrgica del Varicocele
    • Biopsia Testicular con Microaspiración y criopreservación seminal (Coordinación con el Servicio de Reproducción Asistida) para realización de ICSI (Inyección espermática intracitoplasmática)
    • Técnicas Microquirúrgicas de reversión de la vasectomía (Vaso-Vasostomía, Epidídimo-Vasostomía y Túbulo-Vasostomía)
    • Resección Transuretral del Conductos Eyaculadores

La infertilidad es un problema común pero complejo que afecta aproximadamente al 15 por ciento de las parejas que intentan tener hijos. En más de un 50% de las parejas que tienen dificultades en quedar embarazadas, el problema está al menos en parte relacionado con cuestiones reproductivas del hombre. Es esencial que los hombres se asesoren para determinar las causas tratables y las no tratables de esta enfermedad.

Afortunadamente, con los procedimientos actuales de alta tecnología y los potentes fármacos disponibles, un diagnóstico de infertilidad simplemente puede significar que el camino hacia la paternidad sea un desafío pero no una imposibilidad.

¿Qué es la infertilidad masculina?


La infertilidad masculina se refiere a cualquier enfermedad en la que el hombre afecte de manera adversa las posibilidades de iniciar un embarazo. Lo más común es que estos problemas surjan cuando el hombre produce espermatozoides mal desarrollados o, en situaciones graves, no los produzca.

¿Qué causa la infertilidad masculina?


El médico le preguntará acerca de cualquier factor, entre los que se incluyen posibles defectos estructurales o de otra naturaleza en el sistema reproductor, deficiencias hormonales, enfermedades e incluso algún traumatismo que pueda estar afectando su fertilidad. La investigación se centrará en la mayor combinación posible de factores, entre los cuales los más comunes son:

  • Trastornos de los espermatozoides: Los problemas con la producción y el desarrollo de los espermatozoides son los más comunes de la infertilidad masculina. Los espermatozoides puede no estar completamente desarrollado, puede tener forma anormal o ser incapaces de moverse. O, puede ocurrir que los espermatozoides producidos sean normales pero que la cantidad producida no sea suficiente (oligospermia) o que directamente no se produzca (azoospermia).
  • Varicocele: Son venas escrotales dilatadas que están presentes en un 16 por ciento de los hombres pero que son más comunes en los hombres infértiles (40 por ciento). Inhiben el desarrollo de espermatogonias porque evitan que haya un flujo adecuado de sangre. Los varicoceles son fácilmente detectables con un examen físico, ya que las venas se presentan marcadamente al tacto como una bolsa de gusanos. También pueden ser lo suficientemente grandes y retorcidos como para ser visibles en el escroto. Esta es la causa corregible más común de infertilidad masculina.
  • Eyaculación retrógrada
  • Infertilidad inmunológica: Está causada por la respuesta inmunológica del hombre a su propio esperma, los anticuerpos normalmente son el resultado de lesiones, cirugías o infecciones.
  • Obstrucción: Las obstrucciones bloquean el pasaje normal del espermatozoides y pueden deberse a una variedad de factores, como ser infecciones repetidas, cirugía previa, inflamación u otros problemas de desarrollo. Cualquier porción del tracto reproductor masculino, como los vasos deferentes o el epidídimo, puede quedar obstruida y de esa manera evita el transporte normal del espermatozoides desde los testículos a la uretra, por donde sale del cuerpo durante la eyaculación.
  • Hormonal: Responsables de estimular a los testículos para que produzcan espermatozoides, las hormonas de la glándula hipófisis tienen una participación importantísima en la fertilidad. Por lo tanto, cuando los niveles de hormonas son extremadamente bajos, el resultado puede ser un bajo desarrollo de los espermatozoides.
  • Genética: La genética tiene una participación central en la fertilidad. La presencia de anormalidades en la cantidad de cromosomas y en su estructura, así como partes faltantes en el importante cromosoma Y que está presente en los hombres normales, también pueden tener un impacto sobre la fertilidad.

¿Cómo se diagnostica la infertilidad masculina?


El proceso comienza con una historia clínica completa y el examen físico, y normalmente se continúa con análisis de sangre y de semen (seminograma).

A partir de una muestra de semen, el médico podrá evaluar factores – volumen, recuento, concentración, movimiento e incluso estructura – que puedan facilitar o dificultar la concepción.

Si el análisis de semen presenta niveles bajos de espermatozoides, o incluso ausencia del mismo, esto no necesariamente indica infertilidad absoluta.

Puede ser necesario realizar una biopsia testicular cuando el análisis de semen es anormal y el médico todavía no pudo determinar la causa. Este estudio se realiza en un quirófano bajo anestesia general o regional a través de un pequeño corte en el escroto. Se extrae una pequeña porción de tejido de cada testículo para evaluación bajo el microscopio.

Además del análisis de semen, el médico puede solicitar la realización de un perfil hormonal para determinar la capacidad de producción de los testículos y para descartar enfermedades graves. Por ejemplo, la hormona folículo estimulante (FSH) es la hormona hipofisaria responsable de estimular a los testículos para producir espermatozoides. La presencia de niveles altos pueden indicar que la glándula hipófisis está intentando estimular a los testículos para que produzcan espermatozoides y éstos no están respondiendo.

¿Cómo es el tratamiento de la infertilidad masculina?


El tratamiento de la infertilidad masculina dependerá del problema específico. En los casos severos no hay tratamiento disponible. Sin embargo, muchas veces hay una combinación de medicamentos, abordajes quirúrgicos y técnicas de reproducción asistida (TRA) que se pueden utilizar para superar muchos de los problemas de fertilidad subyacentes. Las opciones son:

  • Cirugía: Para reparar venas escrotales dilatadas (varicoceles) normalmente se recurre a una cirugía menor (varicocelectomía- Tratamiento microquirúrgico varicocele) sin necesidad de internar al paciente (UCSI). Hay estudios que demuestran que la reparación de estas venas dilatadas mejora el movimiento de los espermatozoides, así como su concentración y estructura. En algunos casos, la obstrucción que genera la infertilidad también puede corregirse quirúrgicamente.
  • Medicamentos: Mientras que los fármacos son un recurso clave para corregir la eyaculación retrógrada y la infertilidad inmunológica, el tratamiento hormonal con fármacos como el clomifeno o la gonadotrofina pueden ayudar a corregir los desequilibrios endocrinos.

Si estas técnicas fracasan, los especialistas en fertilidad pueden recurrir a una variedad de otras técnicas de reproducción asistida de alta tecnología que promueven la concepción sin relaciones. En función del problema, el médico puede considerar la realización de:

  • Inseminación intrauterina (IIU)
  • Fertilización in vitro (FIV)
  • Inyección intracitoplasmática de espermatozoide (IICE)