LYX · Centro de Urología Médico Quirúrgico (+34) 91 513 49 50 · 91 170 46 36

Patología Prostática

  • Consulta de Alta Resolución
  • Hiperplasia Benigna de Próstata
  • Cáncer de Próstata: FOCALYX
  • Síndrome Dolor Pélvico Crónico
prostata_01bRevisión prostática – Visita única. En una sola visita, se realizará:

  • Valoración Médica
  • Test de Laboratorio
  • Estudios de Imagen
  • Pruebas Funcionales
  • Diagnóstico y propuesta de tratamiento final

Hiperplasia Benigna de Próstata


prostata_02Es la patología más frecuente de la glándula prostática. Se trata de un crecimiento benigno de la misma que afecta a un 40% de los varones mayores de 60 años y el 80% de los mayores de 80%. En muchos casos dificulta la micción y produce sintomatología que altera de manera importante la calidad de vida del paciente. El diagnóstico precoz y su tratamiento puede evitar en muchos casos la aparición de complicaciones como la retención de orina, la insuficiencia renal, los cálculos vesicales, etc.

Recientemente han aparecido nuevas tecnologías que mejoran las posibilidades de tratamiento de esta patología. Ofrecemos las siguientes técnicas diagnósticas y terapéuticas:

  • Ecografía urológica abdomino-pélvica
  • Flujometría, Estudios Urodinámicos en régimen ambulatorio
  • Ecografía transrectal con biopsia prostática de alta resolución y bajo sedación
  • Endoscopia flexible bajo sedación

Tratamiento farmacológico individualizado (nuevas estrategias):

¿Qué es la próstata?


La glándula prostática es parte del sistema reproductor del varón. Es semejante en cuanto a tamaño y forma a una nuez y pesa aproximadamente 20 gramos. Se localiza debajo de la vejiga, frente al recto. La próstata rodea a la uretra, la cual se encuentre a lo largo del pene y se encarga de vaciar la orina de la vejiga. La principal función de la próstata es la de producir líquido seminal.

¿Qué es la Hiperplasia Benigna Prostática?


La Hiperplasia Benigna de Próstata, o HBP, se refiere al crecimiento no canceroso (benigno) de la próstata. La próstata normal crece rápidamente a partir de la pubertad, sufriendo cambios histológicos (a nivel celular) a partir de los 40 años. Es una enfermedad muy común en hombres mayores, presentándose en 60% de los hombres mayores de 60 años de edad, y hasta en 80% de los hombres mayores de 80 años. Actualmente, la Hiperplasia Prostática no puede prevenirse. Es importante hacer hincapié que la HBP no es cáncer, ni desarrollará cáncer en un futuro.

Aunque la HBP puede no causar sintomatología alguna, algunos hombres eventualmente desarrollarán sintomatología urinaria obstructiva baja. Algunos ejemplos de éstos síntomas son la sensación de no vaciar por completo la vejiga o de tener que ir con frecuencia a orinar, la presencia de un chorro débil, o bien el hecho de despertarse con frecuencia en la noche para vaciar la vejiga. Esta sintomatología puede llegar a interferir en su calidad de vida.

Cerca de una tercera parte de los hombres con HBP eventualmente tendrán sintomatología que interfiera con sus actividades, o bien, presenten otros problemas relacionados que requieran tratamiento. Al envejecer, estos síntomas pueden volverse cada vez más molestos. Los síntomas generalmente son independientes al tamaño de la próstata, y algunos pacientes con próstatas pequeñas pueden tener sintomatología muy importante.

¿Cuál es la causa de los síntomas urinarios de la HBP?


Los síntomas urinarios no siempre son causados por la próstata, y bien pueden ser la manifestación de problemas en otro órgano, como la vejiga o la uretra. Aunque la causa exacta de las molestias no siempre se encuentra, los síntomas pueden ser secundarios a una combinación del crecimiento prostático así como de un incremento en el tono muscular del cuello de la vejiga y la próstata.

Al crecer, la próstata comprime la uretra (conducto que atraviesa la próstata y se encarga de expulsar la orina de la vejiga). Esta compresión gradual de la uretra puede llegar a causar dificultad para la micción. En las etapas iniciales de HBP, el músculo de la vejiga (detrusor) puede forzar el paso de la orina a través de una uretra reducida. Sin embargo, si el crecimiento de la próstata continúa, el músculo vesical se vuelve más fuerte, más grueso y más sensible.

El resultado es una sensación urgente de orinar, llamado “urgencia miccional”. Levantarse en las noches a orinar, es un síntoma indirecto de crecimiento prostático. Algunos pacientes pueden encontrarse en la situación de no poder orinar (una condición llamada retención urinaria). Si esto ocurre, debe ver a un médico inmediatamente y es probable que requiera que se coloque una sonda a la vejiga para orinar. Con el tiempo, si la próstata produce una obstrucción muy importante, pueden presentarse problemas vesicales o renales, infecciones urinarias, sangrado o la formación de litiasis.

¿Cuándo consultar a un urólogo?


Si usted tiene síntomas que lo incomodan, debe ser revisado por un especialista. Es importante descartar si sus síntomas son ocasionados por la HBP o bien por alguna otra enfermedad.

¿Cómo se diagnostica la HBP?


Durante su visita, realizaremos:

  • Historia Clínica
  • Exploración Física: se realizará un Tacto rectal para revisar las características de la próstata
  • Pedirle que rellene un cuestionario referente a los síntomas que le ocasiona la HBP (llamado Escala de Síntomas Prostáticos, IPSS)
  • Realizar una ecografía de su vejiga (Bladder-Scan) para determinar si se queda con orina después de vaciar la vejiga (llamado Volumen de Orina Residual)
Además, podrá ser necesario realizar ciertos exámenes de laboratorio como exámenes de orina, cultivos de orina, bioquímica sanguínea (determinación del Antígeno Específico Prostático-PSA), para descartar la posibilidad de Cáncer de Próstata.

Hay otra serie de estudios que pueden ser requeridos para demostrar que sus molestias son ocasionadas exclusivamente por la HBP, y no por problemas a otro nivel, así como determinar si la HBP no ha afectado a otros órganos como la vejiga o los riñones:

  • Flujometría: Sirve para medir el volumen de orina en un periodo de tiempo
  • Urodinamia: Nos sirve para determinar las presiones dentro de su vejiga durante la micción
  • Otras: Citología urinaria, radiografías, ultrasonidos, cistoscopia, etc

¿Cuándo debe de tratarse la HPB?


En la mayoría de los casos, una próstata aumentada de tamaño por sí sola no es indicación de recibir tratamiento. Tomar la decisión de recibir o no algún tratamiento depende exclusivamente de lo molesto que pueden llegar a ser los síntomas para usted. Si sus síntomas son leves e incluso moderados, y no afectan su actividad diaria, es posible que no requiera de tratamiento en éste momento. Si sus síntomas son severos, comprometen su calidad de vida, o bien, ya han afectado a su vía urinaria, es importante tratar el tema de las diferentes opciones terapéuticas con nosotros.

¿Cómo se valoran las opciones terapéuticas?


Hay diferentes tipos de tratamiento para la HBP. Cada uno de ellos puede mejorar los síntomas en menor o mayor grado. Los siguientes factores deben tomarse en cuenta ante la decisión de las distintas opciones terapéuticas:

  • La severidad de sus síntomas
  • La probabilidad de que el tratamiento que se le ofrezca brinde una mejoría notable de sus síntomas
  • El tiempo que durará los efectos del tratamiento
  • Las desventajas, riesgos e inconvenientes del tratamiento
Por ejemplo, un tratamiento quirúrgico puede mejorar sus síntomas en mayor grado y por más tiempo que el tratamiento médico, sin embargo, la cirugía conlleva un mayor riesgo de complicaciones.

¿Cuáles son las opciones terapéuticas?


Las opciones son las siguientes:

  • Vigilar (sin tratamiento)
  • Tratamiento médico
  • Quirúrgico (procedimientos que retiran parte de la próstata)

Diagnóstico Precoz y Tratamiento Individualizado del Cáncer Próstata: FOCALYX


prostata_03El carcinoma de próstata es el tumor mas frecuente en el varón en los Estados Unidos y en la Unión Europea ocupa el segundo lugar tras el cáncer de pulmón. Su incidencia ha aumentado durante los últimos años.

Su incidencia aumenta con la edad, de manera especial tras los 50 años. Su diagnóstico precoz puede realizarse mediante la determinación de PSA (Antígeno prostático específico), el tacto rectal y la biopsia prostática ecodirigida. El desarrollo tecnológico ha permitido la incorporación de técnicas diagnósticas cómo la Resonancia Margnética Multiparamétrica y la Fusión, permitiendo un avance en el diagnóstico precoz del Cáncer de Próstata.

El tratamiento depende de le extensión de la enfermedad pero en la mayoría de los casos se puede ofrecer un terapia con intención curativa. Se debe asimismo valorar los resultados funcionales de la misma intentando preservar al máximo la calidad de vida del paciente (continencia urinaria y función sexual) manteniendo la seguridad oncológica. En CUMQ valoramos la calidad de vida de nuestros pacientes, apostando por un tratamiento individualizado y dirigido, contemplando la Vigilancia Activa y la Terapia Focal según el caso.

Ofrecemos las siguientes estrategias diagnósticas y alternativas terapéuticas:

  • Evaluación pormenorizada en cada caso, teniendo en cuenta antecedentes familiares, PSA y Tacto rectal así como datos previos del paciente
  • Indicación individualizada, en caso de precisarla, de Ecografía Transrectal con biopsias múltiples (alta resolución) y bajo sedación (UCSI)
  • Estudios diagnósticos y de extensión de última generación:
  • Valoración Anatomo-Patológica experta
  • Estudio y cálculo del Riesgo Individual basado en Nomogramas y Tablas de Predicción
  • Marcadores bioquímicos y moleculares del Riesgo de CP (4kscore, PROLARIS)
Opciones de tratamiento disponibles en nuestro Centro, a definir e individualizar en cada caso:

  • Vigilancia Activa
  • Terapia Focal del Cáncer de Próstata
  • Prostatectomía Radical Robótica (da Vinci) con Preservación Neurovascular, en casos seleccionados
  • Prostatectomía Radical Laparoscópica con Preservación Neurovascular, en casos seleccionados
  • Prostatectomía Radical Retropúbica Abierta con Preservación Neurovascular, en casos seleccionados
  • Radioterapia Externa Conformacional “3D”
  • Braquiterapia Prostática
  • Hormoterapia: En casos de tumor diseminado. Nuevas pautas para minimizar el impacto en la calidad de vida (Bloque Androgénico Intermitente y Secuencial)
  • Observación vigilada en casos seleccionados
  • Rehabilitación sexual y urinaria precoz mediante nuevas estrategias de tratamiento (Inhibidores de la PDE5, Inyecciones intracavernosas, Ejercicios y Rehabilitación perineal, Electroestimulación, etc)
  • Seguimiento estricto del paciente con el objetivo de alcanzar el estado “TRIFECTA” (Ausencia de Tumor tras la cirugía, Función Urinaria y Eréctil idéntica a antes del tratamiento)

¿Qué es el cáncer de próstata?


prostata_04bEl cáncer de próstata es una enfermedad que afecta a las células de la próstata. Normalmente, las células crecen y se dividen de forma organizada. Esta es la forma en que el cuerpo crece y se mantiene sano. En ocasiones, el proceso normal de crecimiento celular puede fallar. Si las células continúan dividiéndose cuando no lo deberían hacer, pueden formar un tumor. El cáncer de próstata se localiza en un inicio confinado a la próstata, pero de continuar creciendo, puede llegar a otras partes del cuerpo.

El cáncer de próstata es el cáncer más frecuente en el varón. Es la segunda causa de muerte por cáncer en el varón. Sin embargo, por el tipo de crecimiento lento que caracteriza a éste tumor, la mayoría de los pacientes con cáncer de próstata no mueren a causa de ésta enfermedad.

El cáncer localizado de próstata generalmente no causa molestias o síntomas.

En términos generales, el cáncer de próstata que se encuentra confinado a la glándula, no causa síntomas. Esta es la razón más importante por la que la detección precoz es muy importante.
Una vez diagnosticado el cáncer de próstata, hay diferentes opciones que se pueden ofrecer para su tratamiento. Cada uno posee riesgos y beneficios particulares.

Cáncer de próstata: Las herramientas utilizadas para una detección precoz


prostata_05bEl objetivo de la detección precoz del cáncer de próstata es encontrar la enfermedad en sus etapas iniciales cuando la mayoría de los tratamientos son más efectivos. Se realizará pues:

  • Determinación del Antígeno Prostático Específico (PSA): Esta prueba se realiza mediante la obtención de una muestra de sangre. El PSA es una proteína que normalmente se encuentra en la sangre en niveles muy bajos. La elevación de ésta puede ser un indicador de cáncer de próstata.
  • Tacto Rectal (TR): El TR consiste en la palpación de la próstata mediante la introducción del dedo a través del periné. Las características que su médico obtenga de su próstata al tacto son datos importantes para descartar la presencia de cáncer de próstata. Esta es una prueba segura y simple.
El método más exacto para la sospecha del cáncer de próstata es mediante la realización de ambas pruebas, tanto el PSA como el TR. Mientras el PSA detecta la mayoría de los tumores agresivos, hay tumores que no elevan el antígeno, y su detección recae en el tacto rectal. Por lo tanto, el uso de las dos pruebas es lo que nos brindará mayor información.

¿Quién se encuentra en riesgo de tener cáncer de próstata?


La Asociación Americana de Urología establece que deberá realizarse pruebas periódicas para descartar cáncer de próstata en todo paciente varón que tenga una expectativa de vida mayor a 10 años y que sea:

  • mayor de 50 años de edad
  • mayor de 40 años de edad y algún antecedente familiar de cáncer de próstata
El estudiarse en busca de cáncer de próstata es una decisión que deberá ser tomada tanto por usted como por su médico. Debe estar enterado tanto de las ventajas como de las desventajas de la detección precoz y el tratamiento.

A continuación se menciona información adicional de la que debe estar al tanto:

Personas con una expectativa de vida menor a 10 años tienen poco beneficio en la realización de una detección precoz y tratamiento oportunos.

El tratamiento del cáncer de próstata conlleva un cierto riesgo de impotencia (imposibilidad para lograr una erección) y de incontinencia (no poder controlar el flujo de orina).

¿Cómo realizará mi médico el diagnóstico de cáncer de próstata?


Aunque la elevación del antígeno prostático o un tacto rectal anormal pueden sugerir la presencia de cáncer de próstata, la única forma para confirmar el diagnóstico es mediante la realización de una biopsia prostática.

Una biopsia es un procedimiento en el que se obtiene un pequeño fragmento de tejido para su análisis por un patólogo.

La toma de biopsias es un procedimiento mínimamente invasivo (UCSI). El procedimiento consiste en obtener una pequeña cantidad de tejido de la próstata mediante la introducción de una aguja especial a través del recto. Un transductor de ultrasonido y la resonancia magnética (FOCALYX) se utilizan para guiar la aguja. Por lo general, éste procedimiento se realiza de forma ambulatoria y únicamente con anestesia local.

¿Qué debo esperar después de la biopsia?


Después de la biopsia, puede haber ciertos efectos como infecciones o sangrado por el recto o la orina. Las complicaciones serias son raras. La sangre con las deposiciones y en la orina generalmente desaparecen después de algunos días, mientras que la sangre en el semen llega a tardar en desaparecer algunas semanas. En el momento en que le indiquemos la realización de la biopsia, se le dará la información pertinente en cuanto a los antibióticos y los cuidados para éste procedimiento.

Es importante que se nos informe si usted toma aspirina o algún otro medicamento que evite la coagulación. Nosotros, en conjunto con el médico que le haya recetado dicho medicamento, decidiremos si es conveniente suspenderlo antes de la biopsia. No suspenda ningún medicamento si no es por indicación nuestra. También es importante mencionar si tiene alguna prótesis en cualquier parte del cuerpo (válvula cardiaca, prótesis de cadera, etc.), ya que es posible que requiera de un manejo antibiótico especial.

¿Qué debo hacer si me diagnostican cáncer de próstata?


prostata_07bSi usted es diagnosticado de cáncer de próstata, hay una serie de estudios que debemos llevar a cabo para determinar si el tumor se ha diseminado. Esta información se conoce como “estudio de extensión”. No todos los casos precisan de la realización de un estudio de extensión. Las pruebas se solicitarán de acuerdo a su PSA y a las características que el patólogo nos reporte en su biopsia:

  • Tomografía Axial Computarizada (TAC)
  • Resonancia Magnética Nuclear (RMN)
  • Gamagrafía ósea

Tratamiento del cáncer de próstata localizado


En la actualidad existen varias opciones terapéuticas para el manejo del cáncer de próstata, incluyendo manejo “expectante” o Vigilancia Activa, Terapia Focal, cirugía, radioterapia y hormonoterapia. En algunos casos, puede llegarse a necesitar más de una forma de tratamiento. El objetivo decidir el mejor método que se ajuste a su caso y sus necesidades.

prostata_08

  • Vigilancia Activa: Puede ser una opción en pacientes con tumores de lento crecimiento que se diagnostican en etapas muy tempranos. Básicamente se decide no iniciar tratamiento alguno, realizando un seguimiento muy estrecho que determinen el grado de crecimiento tumoral. Los estudios nos dirán si se requiere tratamiento y el momento de iniciar un tratamiento activo.
  • Terapia Focal: Aquellos tumores localizados de bajo riesgo, se pueden beneficiar de un tratamiento dirigido a la zona dónde se localiza el tumor en la glándula prostática. Las ventajas incluyen una menor tasa de efectos secundarios, y con ello un menor impacto sobre la calidad de vida. En contra sentido, dicho tratamiento puede precisar a lo largo del seguimiento de una nueva intervención con terapia focal o en su defecto radical.
  • Cirugía: Se le llama Prostatectomía Radical al procedimiento quirúrgico que tiene como objetivo eliminar la totalidad de la glándula prostática y el tejido circundante.

    Se realiza bajo anestesia general y se recomienda si el tumor se encuentra localizado en la próstata, es decir, cuando se encuentra en etapas tempranas. Una vez retirada la próstata es analizada por un patólogo. Si el tumor realmente se encontraba localizado a la próstata y éste fue retirado en su totalidad, el riesgo de muerte por cáncer de próstata es muy bajo.

    La desventaja de la cirugía es el riesgo de complicaciones como impotencia e incontinencia. Para disminuir el número de complicaciones, en casos seleccionados se puede realizar la preservación de bandeletas neurovasculares.

    Los accesos quirúrgicos en el caso de la Prostatectomía radical son múltiples. En CUMQ disponemos de un equipo de profesionales con amplia experiencia en todas sus variantes, que incluyen: Cirugía Abierta, Cirugía Laparoscópica y Cirugía asistida por Robot (da Vinci).

  • Radioterapia: La radioterapia tiene el objetivo de destruir las células enfocadas por el radioterapeuta. Se puede utilizar ya sea en lugar de la cirugía, o bien después de ésta, para destruir las células que pudieran haber quedado. Formas de radioterapia:
    • Radioterapia Externa: Trata a la próstata con un haz de radiación cuidadosamente enfocado a la próstata. En términos generales es bien tolerado por los pacientes, y sus efectos secundarios varían e incluyen inflamación del recto y la vejiga así como impotencia. En la mayoría de los casos los efectos secundarios son leves a moderados. No se requiere de hospitalización y usted recibe el tratamiento una vez al día, 5 días a la semana, por 6 a 8 semanas.
    • Braquiterapia: Es la colocación de “semillas” radioactivas en el interior de la próstata. Este procedimiento se realiza con anestesia general aunque puede realizarse de forma ambulatoria.

Seguimiento y cuidados posteriores


Una vez que usted haya recibido algún tratamiento para el cáncer de próstata, es importante que lleve a cabo un seguimiento regular en busca de enfermedad recurrente. El seguimiento se realizará, por lo general cada 6 meses.
prostata_09Síndrome de Dolor Pélvico Crónico. Prostatitis Aguda y Crónica. En este campo ofrecemos los siguientes servicios:

  • Valoración y diagnóstico individualizado
  • Estudios Microbiológicos específicos
  • Tratamiento farmacológico concreto
  • Utilización de técnicas complementarias (Rehabilitación del suelo pélvico, Biofeedback, Electroestimulación, etc)
  • Colaboración con la Unidad del Dolor Crónico (Terapia farmacológica, Bloqueos nerviosos, etc)