LYX · Centro de Urología Médico Quirúrgico (+34) 91 513 49 50 · 91 170 46 36

  • Hematuria
  • Infecciones urinarias
  • Infecciones de transmisión sexual
  • Patología escrotal benigna

¿Qué es Hematuria?


hematuria_01Hematuria significa la presencia de sangre en la orina, no es en sí misma una enfermedad pero puede ser un signo que nos indique la presencia de alguna patología. Cuando se detectan >3 hematíes por campo en más de dos análisis de orina regulares, se dice que hay hematuria microscópica.

Es un signo de alerta tanto para el paciente como para el médico. El origen de dicho sangrado puede ir desde una simple cistitis hasta una neoplasia maligna.

El sangrado proveniente del aparato urinario puede ser intermitente incluso cuando es causado por un problema serio. Por esta razón recomendamos se comunique inmediatamente con nosotros si ve sangre en su orina aunque sea una sola vez.

La evaluación y tratamiento del paciente con hematuria requiere de estudios complementarios mediante estudios de imagen (Ecografía Urológica, Uro-CT, Uro-RMN) así como valoración endoscópica (instrumental flexible bajo sedación) en caso de precisarlo.

El análisis complementario con cultivo de orina y citologías es también fundamental para un correcto estudio completo.

¿Qué causa la Hematuria?


hematuriaExisten muchas causas de hematuria, en aproximadamente el 25% de todos los pacientes que presentan hematuria, ésta es signo de una enfermedad grave.

Algunas de las causas más comunes de hematuria son:

  • Litiasis renal o uretral (cálculos): Habitualmente se asocia con dolor intenso en la lumbar que se extiende hacia la parte genital. En ocasiones puede ser asintomático.
  • Infección urinaria: Se acompaña de dolor o ardor durante la micción. La cistitis ocurre mas frecuentemente en mujeres que en hombres y en mujeres puede ser relacionada con la actividad sexual.
  • Cáncer: El cáncer en cualquier parte del aparato urinario puede manifestarse con hematuria, cabe mencionar que el tabaquismo es un factor de riesgo muy importante para el desarrollo de cáncer en vejiga, ureterés y riñones.
  • Crecimiento prostático: En hombres de edad avanzada, el crecimiento prostático puede ocasionar hematuria.
  • Trauma: el caerse, en especial sobre la espalda y el costado, puede lesionar el riñón y producir sangrado. El ejercicio vigoroso o carreras de larga duración también pueden producir hematuria de origen renal.
  • Problemas médicos subyacentes: muchos problemas médicos pueden producir hematuria. Dentro de estos encontramos la anemia de células falciformes y las glomerulonefritis.
  • Medicamentos: los anticoagulantes (acenocumarol), antiagregantes (aspirina, clopidogrel) y analgésicos pueden ocasionar hematuria.
  • Falsa hematuria: Hay muchos medicamentos y alimentos que pueden dar un tono rojizo a la orina, simulando una hematuria. Es importante comentar con su médico ésta posibilidad así como realizar un examen de orina para demostrar que no haya sangre.

¿Cómo se hace el diagnostico de Hematuria?


hematuria_03Si usted o su médico encuentran hematuria, será necesario encontrar el origen de ésta. Su médico le hará algunas preguntas acerca de su historia clínica, acompañada de una exploración física y se practicaran algunos estudios.

Algunos de los estudios que más comúnmente se realizan para encontrar el origen de la hematuria son:

  • Prueba con tira reactiva
  • Análisis de orina – sedimento: Ésta es la forma mas precisa de saber si tiene usted hematuria y además ayuda para apoyar la sospecha de una infección en el caso de que existan síntomas sugestivos de esta.
  • Urocultivo y antibiograma: Exámen para identificar la presencia o no de gérmenes en orina. Puede identificar qué tipo de gérmenes están presentes para que su medico pueda darle el tratamiento mas indicado.
  • Tomografía Computada (TAC): Estudio de imágen sirve para identificar anormalidades anatómicas como tumores y la presencia de litiasis que puedan ocasionar la hematuria. Es el estudio que brinda mayor información en relación a la vía urinaria.
  • Citología urinaria: Su orina se examina bajo el microscopio para encontrar células anormales.
  • Pielografía ascendente o urografía excretora: Prueba de imagen que dibuja la vía urinaria, buscando lesiones o litiasis en su interior.
  • Ultrasonido: En ésta prueba sus riñones, vejiga y próstata son visualizados con ondas de sonido para encontrar alteraciones.
  • Cistoscopia: Este procedimiento es realizado por su urólogo y examina el interior de su vejiga y uretra. Es utilizada para buscar tumores en la vejiga o bien un sangrado por crecimiento prostático.

Opciones de tratamiento para la Hematuria


El tratamiento de la hematuria depende de qué este causando el sangrado y de donde venga éste. Como la hematuria no es una enfermedad en si misma el sangrado se resolverá solamente una vez que la enfermedad o el problema que la ocasione se resuelvan.

¿Qué son las infecciones urinarias?


infecciones_uri_01Es la patología más frecuente del tracto urinario y la segunda infección más frecuente en general. Las infecciones de vías urinarias (IVU) son responsables de más de siete millones de consultas médicas por año y alrededor del 5 por ciento de todas las visitas a los médicos de atención primaria.

Aproximadamente el 40 por ciento de las mujeres y el 12 por ciento de los hombres experimentarán al menos una infección sintomática del tracto urinario en el transcurso de su vida.

¿Qué ocurre en condiciones normales?


El tracto urinario produce y almacena orina, que es uno de los productos de desecho del cuerpo. La orina se produce en los riñones y viaja por los uréteres hasta la vejiga. La vejiga actúa como contenedor para el almacenamiento de orina, y se vacía durante la micción a través de la uretra, que es el conducto que conecta a la vejiga con la piel.

La orina normal es estéril y no contiene bacterias. Sin embargo, es posible que bacterias de la uretra logren a través de la orina viajar hasta la vejiga. Las infecciones de la vejiga se conocen como cistitis y las infecciones de los riñones como pielonefritis. Las infecciones de los riñones son mucho menos frecuentes – pero a menudo más graves – que las infecciones de la vejiga.

¿Cuáles son los síntomas de una infección de vías urinarias?


infecciones_uri_02Cuando ocurre una infección de la vía urinaria (ITU), el revestimiento de la vejiga y de la uretra se enrojece e irrita. La irritación puede causar dolor en el abdomen y en el área de la pelvis y puede ocasionar una sensación de necesidad de vaciar la vejiga con mayor frecuencia. Incluso puede intentar orinar y eliminar sólo unas cuantas gotas de orina y/o sentir un dolor urente con la micción. También puede notar que la orina tiene un olor desagradable o que se encuentra turbia.

Las infecciones renales a menudo generan fiebre y causan dolor en la espalda. Estas infecciones deben tratarse con rapidez porque una infección en los riñones puede diseminarse rápidamente al flujo sanguíneo y generar una enfermedad potencialmente letal.

Las ITU a menudo se clasifican como simples (no complicadas) o complicadas. Las ITU simples son infecciones que ocurren en tractos urinarios normales. Las ITU complicadas ocurren en tractos urinarios anormales, en embarazadas, o cuando las bacterias que causan la infección son resistentes a muchos de los medicamentos antibióticos.

¿Cómo se diagnostican las infecciones de vías urinarias?


infecciones_uri_05Si piensa que puede tener una ITU, debe consultar a su médico. Las formas de diagnóstico de una ITU son el análisis de orina y/o un urocultivo. Se examina una muestra de orina bajo microscopio en busca de indicios de infección, como las bacterias o la presencia de glóbulos blancos en la orina. Si alguna vez observa sangre en su orina, debe consultar a su médico de inmediato. La presencia de sangre en la orina puede deberse a una ITU, pero también puede estar indicando otro problema en el tracto urinario.

Si tiene fiebre y presenta los síntomas de una ITU, o si los síntomas persisten a pesar del tratamiento, se recomienda que consulte con su urólogo.

¿Cómo es el tratamiento de las infecciones de vías urinarias?


Una ITU simple puede tratarse con una pauta corta de antibióticos por vía oral. Una pauta de tres días con antibióticos normalmente será suficiente para tratar la mayoría de las ITU no complicadas. Sin embargo, algunas infecciones pueden requerir un tratamiento de varias semanas de duración. Unas cuantas dosis de medicamento pueden aliviar el dolor y la urgencia para orinar con frecuencia, pero debe completar el ciclo completo con el medicamento que le recetaron incluso aunque hayan desaparecido todos los síntomas.

Si la ITU es del tipo complicado, entonces es necesario extender el período de tratamiento con antibióticos, y en ocasiones se comienza por vía intravenosa en el hospital. Las infecciones renales, pielonefritis, normalmente se tratan como una ITUs complicadas.

Preguntas Frecuentes


¿Por qué contraigo ITU’s?

La mayoría de las ITU’s son eventos aislados que, si reciben tratamiento, no son recidivantes. Algunos pacientes tienen predisposiciones genéticas y anatómicas que tienden a hacer que sean más susceptibles que otras personas.

¿Cómo puedo evitar una ITU?

Hay algunos pasos simples que las mujeres pueden aplicar para evitar una ITU:

  • Debe beber mucho líquido para tener una buena hidratación.
  • No debe demorar la micción y no debe orinar apurada. La retención de orina y el hecho de no vaciar por completo la vejiga también puede aumentar el riesgo de sufrir una ITU.
  • La manera de limpiarse ha de ser desde adelante hacia atrás para evitar que las bacterias de la zona del ano ingresen a la vagina o a la uretra.
  • La micción tras la actividad sexual también puede reducir el riesgo de ITU. A veces una dosis de antibióticos tras la relación sexual puede ayudar a prevenir la recidiva de una ITU.
  • Es recomendado el tratamiento diario con preparados de Arándano Rojo Americano.
  • Las mujeres que ya han pasado por la menopausia y que han perdido la producción normal de estrógenos presentan algunas modificaciones en el revestimiento que recubre a la vagina. El reemplazo hormonal con estrógenos con la orientación de un ginecólogo, puede ser una solución simple.

¿Qué ocurre si estoy embarazada?

Si está embarazada y tiene los síntomas de una ITU debe consultar a su médico de inmediatamente. Una ITU durante el embarazo puede poner tanto a la madre como al bebé en riesgo si no se trata de manera rápida y adecuada.

¿Si la ITU es recidivante, puedo superarla?

Si tiene varios episodios de ITU recidivante (tres o más por año), entonces debe consultar con un especialista para hacer algún estudio complementario.
Si continúa teniendo episodios de ITU, puede beneficiarse con un esquema más prolongado de antibióticos o tomando un antibiótico de manera profiláctica.
En la actualidad, el uso de autovacunas para prevenir las infecciones de orina de repetición, son una opción de tratamiento eficaz en dicha situación clínica.

Enfermedades de transmisión sexual


infecciones_sex_01cLas enfermedades de transmisión sexual (ETS) también se conocen comúnmente con el nombre de enfermedades venéreas. Existen más de 20 ETS que afectan a más de 13 millones de hombres y mujeres en los Estados Unidos. Afortunadamente, la mayoría son tratables.

Las ETS son enfermedades que normalmente se pasan de una persona a otra a través del contacto sexual, están causadas por bacterias y virus que crecen en entornos cálidos y húmedos dentro del cuerpo.

¿Cómo se diagnostican las ETS?


La mayoría de las ETS pueden diagnosticarse con un examen médico, un cultivo de las secreciones de la vagina o del pene, o con un análisis de sangre.

¿Cuáles son los tipos más comunes de ETS y cómo se tratan?


Chlamydia

Ésta es la ETS bacteriana más común con una estimación de ocho millones de casos nuevos cada año, y se transmite por sexo vaginal y anal. A veces no se diagnostica, ya que no produce síntomas visibles.

Si hay síntomas, en los hombres típicamente incluyen dolor al orinar o secreciones del pene. Los síntomas en las mujeres incluyen sangrado entre los períodos menstruales, dolor al orinar, secreciones vaginales o dolores leves en la parte inferior del abdomen.

Gonorrea

Se transmite a través de sexo vaginal, anal u oral. Al igual que la chlamydia, esta ETS a menudo no presenta síntomas. Sin embargo, de haber síntomas, lo más probable es que fueran secreciones del pene o la vagina y dolor al orinar.

Sífilis

Es una ETS bacteriana potencialmente letal que normalmente se transmite a través de sexo vaginal, anal u oral. Sin embargo, también puede contagiarse a través de contacto no sexual si las úlceras causadas por la sífilis entran en contacto con la piel herida de otro individuo no infectado. Normalmente el primer síntoma es una úlcera indolora que aparece cerca del pene o de la vagina, pero también puede aparecer cerca de la boca, el ano o las manos.

Hasta la fecha, el uso de penicilina ha resultado ser el tratamiento más eficaz. Si la sífilis no se trata, puede progresar a etapas más avanzadas y puede resultar en enfermedades clínicas como accidentes cerebrovasculares o meningitis.

Herpes genital

Causada por una infección con el virus del herpes simple tipo 2 (VHS-2), se contagia por contacto directo de piel contra piel con el sitio infectado durante el sexo vaginal, anal u oral.

Hay otra cepa del virus, el virus del herpes simple tipo 1 (VHS-1), que normalmente se transmite a través de contacto no sexual y suele causar llagas en los labios. No hay cura conocida para el VHS, pero es posible tratar los síntomas con fármacos antivirales.

Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida (SIDA)

El SIDA es el resultado de la infección con el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH). Ataca al sistema inmunológico del organismo y normalmente se transmite a través de sexo vaginal, oral y anal. También puede ser transmitido a través de la sangre.

Al infectarse, algunas personas no experimentan síntomas, mientras que otras tienen síntomas similares a los de una gripe. Estos síntomas normalmente desaparecen después de una a cuatro semanas y el virus puede permanecer inactivo durante años.

Hepatitis B

También conocida como VHB, es causada por un virus que ataca el hígado. Puede transmitirse por sexo vaginal, oral o anal. También puede ser transmitida por la sangre si se comparten agujas u otros instrumentos filosos que cortan la piel y que estén contaminados.

Alrededor de un tercio de las personas con hepatitis B no tienen síntomas. Sin embargo, cuando hay síntomas, pueden incluir fiebre, dolores de cabeza, dolores musculares, fatiga, pérdida del apetito, vómitos y diarrea.

Los síntomas que indican la presencia de complicaciones hepáticas incluyen orina oscura, dolor abdominal y una tonalidad amarillenta en la piel y el blanco de los ojos. Actualmente hay una vacuna disponible y es la mejor manera de protección.

Verrugas genitales

Estas verrugas están ocasionadas en la mayoría de los casos por el virus del papiloma humano (VPH). Los resultados son verrugas indoloras y carnosas que se asemejan a una coliflor y crecen sobre el pene y alrededor de la entrada de la vagina o del ano.

Infección genital por VPH (virus del Papiloma Humano)


infecciones_sex_02La infección genital por VPH es una enfermedad de transmisión sexual (ETS), causada por el virus del Papiloma Humano (VPH). El virus del papiloma humano forma grupo de virus que incluyen más de 100 tipos o cepas diferentes. Más de 30 de estos virus son transmitidos sexualmente.

Algunos de estos virus son llamados de “alto riesgo” y pueden revelar resultados anormales en las pruebas de Papanicolaou (citología ginecológica de la mujer). Estos virus también pueden provocar Cáncer de cuello uterino, de vulva, de vagina, de ano o de pene. Otros tipos de virus son llamados de “bajo riesgo” y pueden arrojar resultados con anormalidades leves en las pruebas de Papanicolaou o causar verrugas genitales.

La mayoría de las personas que quedan infectadas por VPH no presentarán síntomas y la infección desaparecerá por sí sola. Las verrugas pueden aparecer semanas o meses después del contacto sexual con una persona infectada o puede que no aparezcan.

Las verrugas genitales se diagnostican por examen visual. Las verrugas genitales visibles pueden ser eliminadas con medicamentos que se aplica el propio paciente o con un tratamiento realizado por un médico. También pueden quitarse con anestesia local y enviarlas para su análisis.

¿Cómo se diagnostica la infección genital por VPH?


infecciones_sex_03bA la mayoría de las mujeres se les diagnostica el VPH sobre la base de resultados anormales en las pruebas de Papanicolaou. La prueba de Papanicolaou es la herramienta primaria de detección del cáncer cervical o cambios precancerosos en el cuello uterino, muchos de los cuales están relacionados con el VPH.

Asimismo, existe una prueba específica para detectar el VPH en el ADN (PCR de VPH). La prueba puede realizarse en mujeres con resultados anormales leves en la citología ginecológica, también se utiliza en los hombres pero si esta es negativa no descarta la infección. Además de esta prueba y de la visualización de lesiones en los hombres, no hay otra manera de saber si hay o no infección.

¿Qué beneficio puedo obtener de un tratamiento y cuales son las opciones que hay?


No hay “cura” para la infección por VPH, aunque en la mayoría de las personas la infección desaparece por sí sola. Los tratamientos administrados buscan atender los cambios en la piel o en la membrana mucosa causados por la infección por VPH, como verrugas y cambios precancerosos en el cuello uterino.

Algunas opciones de tratamiento para las verrugas genitales son:

Tópicos con medicamentos:

  • Podofilina
  • Imiquimod
  • 5 Fluorouracilo
Si está embarazada o sospecha embarazo no deberá usar podofilina o 5 fluorouracilo.
Eliminación de las verrugas por otros métodos:
  • Criocirugía
  • Electrocauterización
  • Láser
  • Cirugía
Cabe recalcar que estos métodos no eliminan el virus.

Criptorquidia


Los testículos en los niños aparecen desde muy temprano en su desarrollo. Aunque originalmente se encuentren en la cavidad abdominal, gradualmente descienden y llegan al escroto en las últimas fases del embarazo, en respuesta a las hormonas producidas por el mismo bebe.

¿Qué es un testículo no descendido y cómo se diagnostica?

En los niños con testículos no descendidos (criptorquidia), el testículo no llega a su posición normal dentro del escroto. Esta condición es evidente en la exploración física del niño y se encuentra en 3% de todo recién nacido (hasta 21% de los recién nacidos prematuros).

Afortunadamente, hasta tres cuartas partes de éstos testículos descenderán espontáneamente durante los primeros 3 meses de vida. Es muy importante no confundir un testículo no descendido de un testículo “retráctil”.

¿Qué pasa si el testículo no se palpa durante la exploración?

Los testículos que no se encuentran durante la exploración física se llaman “testículos no palpables”. Los testículos no palpables pueden localizarse en el abdomen, pueden estar atróficos (muy pequeños), o bien pueden estar ausentes. Es importante hacer la diferencia entre éstas, ya que un testículo que se deje en el abdomen puede producir un tumor en un futuro.

Desafortunadamente, no existe un estudio de imagen que pueda determinar con exactitud si el testículo se encuentra presente, por lo que ésta condición requiere de cirugía. La técnica utilizada se llama laparoscopia. Con esto, se encontrará una de las siguientes situaciones:

1) Vasos sanguíneos testiculares que terminan en “fondo de saco ciego”, indicando ausencia de testículo, 2) Vasos existentes en el abdomen, que demuestra que el testículo no se encuentra en la cavidad abdominal; o bien 3) el testículo en el abdomen. Si el testículo se localiza, se realizará el descenso al escroto, o se quitará, dependiendo de las características y la localización.

Orquiepididimitis


Si usted es un hombre y experimenta dolor en el escroto o en los testículos, este se puede atribuir a epididimitis, orquitis o una combinación de las dos.

¿Qué son epididimitis, orquitis y orqui-epididimitis?

Epididimitis es la inflamación del epidídimo que es un tubo en espiral que colecta espermatozoides de los testículos y los lleva a los conductos deferentes. Existen dos formas de esta enfermedad aguda y crónica. La epididimitis aguda viene repentinamente con síntomas severos y se resuelve con tratamiento. La epididimitis crónica es de larga evolución usualmente con inicio gradual, los síntomas pueden mejorara con tratamiento pero no pueden ser erradicados completamente en algunos casos. La mayoría de los casos de epididimitis ocurren en adultos.

Orquitis es la inflamación de los testículos y casi siempre viene repentinamente y se resuelve con tratamiento.

Orqui-epididimitis es la inflamación repentina del epidídimo y testículo.

¿Cuáles son las causas de estos problemas?

La epididimitis/orquitis aguda es habitualmente causada por una infección bacteriana.

En hombres sexualmente activos las enfermedades de transmisión sexual, como gonorrea o clamidia, son la causa mas frecuente de epididimitis. Estas infecciones comienzan en la uretra causando uretritis y posteriormente se van hasta los testículos y epidídimo. En hombres mayores de 40 años de edad la causa más común son las bacterias del tracto urinario. Otras causas pueden incluir: obstrucción a la salida de orina de la vejiga por crecimiento de la próstata; estrechamiento de la uretra; o sondaje reciente de la uretra. En cualquiera de estos casos la infección original podría no causar síntomas y el primer problema aparente podría ser una epididimitis.

Aunque la orquitis puede ocurrir por infección bacteriana, la orquitis sin epididimitis puede ser causada por infección viral por Paperas, este tipo de inflamación ocurre en aproximadamente un tercio de los hombres que contraen paperas después de la pubertad.

¿Cuáles son los síntomas, y como se diagnostica?

Epididimitis y orqui-epididimitis agudas:

El dolor empieza en la parte trasera de un testículo pero rápidamente puede involucrar a todo el testículo, el escroto y área inguinal. Hinchazón, dolor al tocar, enrojecimiento, induración y calor de la piel pueden también acompañar el dolor. El escroto completo se puede llenar de liquido (hidrocele). Para el diagnostico será importante su historia clínica y la exploración física.

Traumatismo Testicular


Torsión Testicular


Hidrocele


Varicocele


El Aparato Genital Masculino es responsable de la producción, maduración y salida de espermatozoides. Los espermatozoides se producen en los testículos y posteriormente son transportados a través de los conductos del aparato genital hacia el pene y finalmente a través de la uretra durante una eyaculación. Cada uno de los componentes del aparato reproductivo del hombre son sumamente especializados.

Cualquier anormalidad dentro del aparato reproductivo puede presentarse como un aumento de volumen a nivel escrotal. Cuando uno como paciente identifica algún aumento de volumen dentro del escroto, debe acudir con un especialista para tener un diagnóstico oportuno y las posibilidades de su manejo.

¿Qué es un varicocele?

El cordón espermático es una estructura que proporciona el aporte sanguíneo al testículo y contiene el conducto deferente que es el que transporta los espermatozoides desde el testículo al pene y uretra. El cordón espermático atraviesa el canal inguinal y se continúa hasta el escroto. El Plexo pampiniforme es un grupo de venas dentro del cordón espermático que se encargan del retorno sanguíneo de los testículos. Se cree que éste plexo tiene un papel importante en la regulación de la temperatura testicular para mantenerla en los rangos propicios para la producción de espermatozoides sanos.

Un varicocele es una dilatación anormal de las venas del plexo pampiniforme dentro del escroto. Es más frecuente el lado izquierdo debido a las características del drenaje venoso. El varicocele se presenta en el 15% de la población masculina (de pre-adolescentes a adultos), aunque que se puede observar en hasta 40% de los hombres con problemas de fertilidad.

¿Cuáles son los síntomas de un varicocele?

La mayoría de los hombres diagnosticados con varicocele están asintomáticos. Cuando hay alguna molestia, generalmente se caracteriza por ser un dolor opresivo en el testículo. Esto puede incrementar con el esfuerzo físico o al estar de pie de manera prolongada. Los síntomas generalmente incrementan con el transcurso del día y desaparecen al estar acostado o al despertarse (porque en ésta posición mejora el drenaje venoso).

¿Cómo se diagnostica un varicocele?

Los varicoceles de gran tamaño pueden diagnosticarse mediante autoexploración. Se ven y se sienten como la presencia de una masa en el escroto y pueden incluso llegar a la apariencia típica de “bolsa de gusanos”. Los varicoceles que no dan síntomas generalmente son diagnosticados durante la exploración física de un examen médico de rutina. La forma de explorar al paciente es de pie y pidiéndole que “puje” con la finalidad de aumentar la presión dentro del abdomen y forzar la sangre dentro del plexo pampiniforme.

Esta maniobra se conoce como maniobra de Valsalva. Muchas veces es necesario solicitar una ecografía testicular con la finalidad de identificar varicoceles menores o documentar alguno ya diagnosticado. Sin embargo, éste estudio es solo un apoyo, el diagnóstico definitivo es mediante la exploración física.

Hay controversia con respecto a los varicoceles subclínicos (es decir, que son evidentes mediante ecografía y no con la exploración física). El decidir si un varicocele subclínico requiere tratamiento dependerá del contexto clínico en el que se diagnostique.

¿Cuáles son las opciones de tratamiento?

El decidir tratar un varicocele depende de cada caso en particular. Alguien con dolor, atrofia o infertilidad deberá tratarse para poder mejorar después de la cirugía. Aún hay controversia en pacientes jóvenes con varicoceles asintomáticos.

Muchos autores consideran necesaria la reparación quirúrgica en un adolescente con un diagnóstico incidental al haber cualquiera de las siguientes situaciones: Atrofia en el testículo, presencia de dolor, cambios en los parámetros del seminograma, o un varicocele Grado III.

El tratamiento puede hacerse mediante una cirugía que tiene la finalidad de ligar las venas defectuosas o bien mediante la embolización percutánea. Para la reparación quirúrgica del varicocele hay descritas varia técnicas. Todas ellas tienen como objetivo ligar (obstruir) las venas del plexo pampiniforme o la rama gonadal. En CUMQ realizamos MICROCURIGÍA PARA LA REPARACIÓN QUIRÚRGICA DEL VARICOCELE.

¿Qué debo esperar después de la cirugía?

El procedimiento puede realizarse de forma ambulatoria El tiempo de recuperación es generalmente rápido. Puede reincorporarse a sus actividades normales en 1 a 2 días. Se recomienda no realizar esfuerzo físico o tener actividad sexual por lo menos 2 semanas después de la cirugía.

¿Cuáles son los riesgos de la cirugía?

Aunque muy poco probable, los riesgos son: formación de hidrocele – que es líquido alrededor del testículo – del 1 al 15% (de acuerdo a la técnica); recurrencia del varicocele (1-3%); y atrofia testicular (1-3%).

El empleo de técnicas microquirúrgicas incrementa el éxito y disminuyen las complicaciones. Nosotros recomendamos el uso de ésta técnica para el tratamiento de cualquier varicocele.