Lyx · Centro de Urología Médico Quirúrgico (+34) 91 513 49 50 · 91 170 46 36

Prótesis de pene

La prótesis de pene es una solución definitiva para los problemas de erección (disfunción eréctil). Este tratamiento mínimamente invasivo, que puede realizarse en muchas ocasiones sin necesidad de pasar la noche en el hospital, proporciona altos niveles de satisfacción tanto para el paciente como para su pareja. Permite recuperar la vida sexual perdida o deteriorada.

¿En qué consiste una prótesis de pene?

La prótesis de pene es un dispositivo formado por dos cilindros biológicamente compatibles con el organismo y una pequeña bomba que se coloca en la bolsa escrotal. Estos cilindros se introducen en los cuerpos cavernosos del pene y permiten realizar la erección de manera natural gracias a la concentración de sangre en su interior. Mediante una manipulación sencilla, basada en la palpación de la bomba, el paciente activa y desactiva la erección a su voluntad.

La prótesis de pene suele implantarse en aquellos varones que presentan una lesión física en el tejido eréctil del pene. Normalmente son pacientes que ya han agotado todas las demás vías para tratar la disfunción eréctil sin obtener el resultado esperado.

¿Cuánto tiempo dura el postoperatorio?

Tras la cirugía de prótesis de pene, el paciente no requerirá cuidados especiales además del reposo relativo y las curas de la herida. Lo habitual es que se le permita abandonar el Centro de Urología 24 horas después de haber sido intervenido, a excepción de los casos con algún riesgo específico.

Aproximadamente un mes después de la intervención y tras varias visitas al Centro de Urología para comprobar que el mecanismo funciona correctamente, el paciente podrá reiniciar su vida sexual.

Beneficios y riesgos de las prótesis de pene

Beneficios

  • Ofrecen una solución a largo plazo de la disfunción eréctil
  • Permiten una mayor espontaneidad que los fármacos
  • No interfieren con la eyaculación ni con el orgasmo

Riesgos

  • Imposibilitan las erecciones naturales latentes o espontáneas
  • Si el paciente tiene una infección, en ocasiones es necesario retirar la prótesis
  • Pueden existir fallos mecánicos del dispositivo

Para más información, contacta con nosotros sin compromiso